Liuba Andreievna, terrateniente recién arruinada, vuelve a la casa familiar, al “Jardín de los Cerezos”, el lugar donde vivió desde niña y del que ahora tendrá que desprenderse.
Sobre la pérdida se construirán las nuevas vidas de aquellos cuyos destinos siempre estuvieron ligados al Jardín. Atrás quedan los recuerdos, los viejos empleos, los afectos… Un mundo de esperanzas y nuevas oportunidades surgirá de la desgracia, de la crisis.


1903 - Principios del siglo XX.
Crisis del modelo productivo, de las costumbres, de las rutinas…
Arribistas de fortuna fácil sustituyen a ricos arruinados… cambio de roles en la sociedad, trabajadores a punto de perder su modo de vida, el final de una época luchando por alumbrar un nuevo siglo.

2009 - Siglo XXI
La crisis nos envuelve, no sólo desde el aspecto económico sino también en el emocional. Genera decepción, resignación y falta de confianza, a veces miedo, a veces apatía… Una crisis del alma…La pulsión característica de la obras del genial dramaturgo.
Anton Chejov, poco antes de morir, escribe “El Jardín de los Cerezos” como reflejo de su época. Hoy, sin duda, es también reflejo de la nuestra. Las coincidencias son relevantes y nos invitan, como ciudadanos comprometidos con nuestro tiempo, a “revisitarlas” y reflexionar con ellas sobre el sentido de nuestro modelo vital.
Chejov es un genio universal y como tal nos sirve de maestro de vida, de aquella que magistralmente definía con cada una de sus obras, con cada uno de sus personajes. Quizá ellos y la distancia nos iluminen el camino para enfrentarnos a nuestro presente, a este mundo convulso de principios de siglo… de este siglo XXI que estamos obligados a construir entre todos, paso a paso.

La humanización del drama "Chejoviano" pasa ineludiblemente por enfrentar con ternura, amor y una sonrisa, las desgracias y avatares de los personajes. No en vano Chejov describe "El Jardín de los Cerezos" como una comedia, en un intento de desdramatizar una situación de crisis, tanto económica como emocional.

Desde este enfoque planteamos una puesta en escena situada en el presente, con un trabajo basado en una actualización formal que participa de los registros expresivos de nuestra compañía.
Una propuesta escénica en la que proponemos la colisión entre el texto de Chejov y el enfoque contemporáneo que caracteriza el trabajo de Rayuela.

La versión y la dramaturgia, el ajuste de la interpretación, la integración de elementos plásticos y narrativos contemporáneos (videocreación, espacio sonoro…), todos los aspectos de la puesta en escena surgen de enfrentar un texto con más de cien años, con nuestra realidad cotidiana en los albores del siglo XXI.

Reparto:
Liubov Andréievna Ranévskaia
Marta Ruiz de Viñaspre
Ania
Maribel Carro
Varia
Carmen Gutiérrez
Leonid Andréievich Gáev.
Carlos Nuevo
Ermolái Alexéievich Lopajin
Carlos Pinedo
Petia Trofímov
Carlos Cañas
Simeón Pischik
Xiqui Rodríguez
Charlotta Ivánovna
Maribel Carro
Semión Panteléievich Epijódov
Carlos Cañas
Duniasha
Carmen Gutiérrez
Firs.
Xiqui Rodríguez
Yasha.
Carlos Pinedo
Un transeúnte.
Xiqui Rodríguez

Música:

“KLEZMÁTICA”

http://www.klezmatica.com/

Acordeón: Raúl Ávarez

Contrabajo: Mirek Kasperek

Violín: Pawel Hutnik

 

Dramaturgia
Nina Reglero
Diseño general
Carlos Nuevo
Diseño Iluminación
José Montero
Técnico
Félix Fradejas
Vestuario
Rayuela
Fotografía
Félix Fradejas
Videoinstalación
Nina Reglero
Carlos Nuevo
Administración
Verónica Garzón
Distribución y producción
Jacinto Gómez

Dirección : Nina Reglero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

e-mail rayuela@rayuela.nu

Rayuela Producciones Teatrales s.l

Tfno. 983 - 381221 Fax. 983 - 381347 Movil 607 906509

Cra. de Gijón Km. 194,5 Nave 23 C.P 47009 Valladolid

ESPAÑA